No se concibe la vida de un cristiano sin el famoso "tripode" para sostenerla: ORACIÓN, FORMACIÓN y ACCIÓN. Estas tres "patas" hacen referencia a un "taburete" cuyo asiento sería Cristo, y que —en conjunto— sería la vida de uno mismo.

Algunas veces también se le llama "triciclo", aludiendo a un carácer dinámico que deben mantener estos tres aspectos.

Esta es una explicación del trípode cristiano que da un Cursillista:

«El trípode en conjunto sería YO, el vértice sería CRISTO, y las tres patas: ORACIÓN (vida de piedad, relación con Dios); FORMACIÓN (estudio, madurez del hombre) y ACCIÓN (actuación cristiana).
Si comparamos este trípode con un vehículo, el vehículo sería yo; el motor sería Cristo; y el agua, el aceite, y el combustible serían la Oración, la Formación y la Acción. Si alguno de estos elementos comienza a faltar, el motor llegará a pararse y con el motor parado, el vehículo —a la larga— se detiene. Por lo tanto, los tres elementos son necesarios.»
 

ORACIÓN
FORMACIÓN
ACCIÓN
 
Jubileo de la Misericordia
         
 
Evangelio de Hoy
 
 
Liturgia de las Horas
     
 
Oración del Secretariado
 
Secr. Nacional 1
     
 
Ángelus - Regina Coeli
 
Secr. Nacional 2
     
   
Secr. Nacional 3
   
 
¿Cómo debemos orar?
       
 
Oración del ENRJ